Offline
Patriarca católico convoca jornada de oración y ayuno por la paz en Tierra Santa
13/10/2023 00:17 en INTERNACIONALES

El patriarca Pierbattista Pizzaballa bendice a la congregación en la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén el 4 de abril de 2021.El patriarca Pierbattista Pizzaballa bendice a la congregación en la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén el 4 de abril de 2021. | Patriarcado Latino de Jerusalén.

 

El patriarca católico latino de Jerusalén ha convocado una jornada de oración y ayuno el martes 17 de octubre por la paz y la reconciliación en Tierra Santa.

El cardenal Pierbattista Pizzaballa ha instado a los católicos a organizar tiempos de oración con adoración eucarística y recitado del rosario “para entregar a Dios Padre nuestra sed de paz, justicia y reconciliación”.

“En este momento de dolor y consternación, no queremos permanecer indefensos. No podemos permitir que la muerte y su aguijón (1 Cor 15:55) sea la única palabra que escuchemos”, dijo en un comunicado emitido el 11 de octubre.

 

“Por eso sentimos la necesidad de orar, de volver el corazón a Dios Padre. Sólo así podremos obtener la fuerza y ​​la serenidad necesarias para soportar estos tiempos difíciles, recurriendo a él, en oración e intercesión, para implorar y clamar a Dios en medio de esta angustia”.

Pizzaballa, que se desempeña como líder de los católicos latinos que viven en Israel, los territorios palestinos, Jordania y Chipre, reconoció que la guerra puede inhibir a muchos católicos en Tierra Santa de organizar grandes reuniones y alentó a “momentos comunes simples y sobrios de oración en parroquias, comunidades religiosas y familias”.

En respuesta, católicos de todo el mundo también se han comprometido en las redes sociales a unirse en solidaridad al ayuno por la paz en Tierra Santa, que cae en la fiesta de San Ignacio de Antioquía, obispo y mártir de Siria del siglo I.

Después de que el ataque sin precedentes de Hamas en múltiples frentes contra Israel matara a 1.200 personas, el gobierno israelí prometió represalias y lanzó ataques aéreos contra la bloqueada Franja de Gaza, matando a 900 personas según funcionarios de Gaza.

PUBLICIDAD

 

Unos 130 rehenes israelíes fueron tomados por el grupo militante islamista, que ha amenazado con matar a un rehén cada vez que el ejército de Israel bombardea objetivos civiles en Gaza sin previo aviso.

“El dolor y la consternación por lo que está pasando es grande. Una vez más nos encontramos en medio de una crisis política y militar. De repente nos hemos visto catapultados a un mar de violencia sin precedentes”, dijo Pizzaballa.

 

“El odio, que desgraciadamente ya llevamos experimentando desde hace demasiado tiempo, aumentará aún más y la consiguiente espiral de violencia creará más destrucción. Todo parece hablar de muerte”.

El cardenal, que regresó a Jerusalén la noche del 10 de octubre después de haber estado en Italia para el consistorio, dijo que al regresar encontró “un país que ha cambiado mucho y muy rápidamente”.

“Me temo que será una guerra muy larga”, dijo Pizzaballa en una entrevista con Vatican News el 11 de octubre, señalando la posibilidad de una operación terrestre israelí en Gaza.

 

Dijo que los cristianos en Gaza se han refugiado en la parroquia católica y en los terrenos de la escuela con la esperanza de que estos edificios no sean atacados.

“Mientras la cuestión palestina, la libertad, la dignidad y el futuro de los palestinos no se tengan en cuenta en la forma necesaria hoy, las perspectivas de paz entre Israel y Palestina serán cada vez más difíciles”, dijo el cardenal.

“La comunidad internacional debe empezar a mirar de nuevo el Medio Oriente y la cuestión palestino-israelí con más atención de la que ha mostrado hasta ahora. Y debe trabajar duro para calmar la situación, para llevar a las partes a la razonabilidad a través de mediaciones que no necesariamente sean públicas, porque las públicas nunca funcionarán”, añadió.

 

“Necesitamos apoyo para condenar todas las formas de violencia, aislar a los violentos y trabajar incansablemente por un alto el fuego. Porque mientras las armas hablen, no será posible escuchar otras voces”.

 

Fuente: CNA

COMENTARIOS
¡Comentario enviado exitosamente!